Por donde empezar con una reforma de exterior

La gente tiende a pensar que las reformas de exterior de las viviendas son pequeñas intervenciones, aunque lo cierto es que cubren diferentes tipos de necesidades que van desde lo estético, lo practico y la seguridad. Entre los principales tipos de reformas de exterior, las 2 más comunes son las reformas de fachadas y la impermeabilización.

Al adquirir una nueva vivienda, surgen diferentes puntos de preocupación comenzando por la fachada, como por ejemplo la pintura y reparación de muros o la recuperación total de la fachada. Uno de los aspectos más importantes de las reformas de exteriores es la seguridad y es por ello que la instalación de puertas de seguridad es una tarea muy común. También las ventanas de aluminio o PVC para aislar el ruido de fuera y en las fincas también es común instalar cerramientos para dotar a nuestra propiedad privada de mayor seguridad.

La mejor época del año para realizar las reformas de exteriores es la primavera y el verano, ya que los cambios sola reparación de techos es más propicia con buen clima. Impermeabilizar tanto muros como piscinas, pero sobre todo el mantenimiento de suelos exteriores es una tarea compleja y que debe llevarse a cabo por empresas profesionales, cómo puede ser Reforcam.

Para aprovechar mejor los espacios exteriores de una vivienda lo mejor es reformar los balcones y terrazas, dónde se pueden instalar pérgolas instalar iluminación en la terraza, llegando incluso a cerrarla para privatizar aún más el espacio. Si lo que deseas es luz natural, la sustitución de tragaluces en los patios interiores es lo que necesitas.

Y por supuesto, una parte importantísima del exterior de una vivienda es el jardín. Una correcta iluminación, la decoración con piedras y canteros, y un pavimento arreglado hacen que nuestros espacios exteriores se vean de la mejor forma posible.