Materias primas: que son y cual es el precio de mercado

Las materias primas son todos aquellos elementos físicos que son necesarios para la fabricación de un producto. Pero cuando hablamos de materias primas cotizadas nos referimos a los elementos más esenciales en la elaboración de cualquier objeto; esto es elementos extraídos de la naturaleza y que han de ser transformados para su utilización.

Por lógica, el precio de las materias primas viene dado por el equilibrio de la oferta y la demanda, pero también por su producción. El aire es una materia prima imprescindible pero carece de precio de mercado, pues se encuentra en todas partes a coste cero. Sin embargo, el agua es igual de imprescindible y puede alcanzar costes muy elevados en lugares donde hay escasez y resulta igual de necesaria. Por último, no es lo mismo producir acero con hierro nuevo que con acero reciclado, pues este último resulta mucho más barato.

Así, un precio elevado en las materias primas, incide en los costes de producción. De partida, un reloj de oro es más caro que uno de acero inoxidable. Y es siempre más cara la alianza de matrimonio del hombre que la de la mujer, pues el mayor tamaño del dedo masculino obliga a utilizar una mayor cantidad de materia prima (oro) y esto encarece el producto.

A partir de estas premisas, el hombre ha creado mercados en los que se compra y vende todo tipo de materias primas, desde las llamadas materias primas blandas (agrícolas) a las materias primas duras (todas las demás). En el primer grupo se incluyen granos o carnes, incluso del salmón y en el segundo el petróleo, los metales industriales o preciosos, etc. Los principales centros de negocio de estas materias primas son los mercados de Londres y Chicago, donde cotizan tanto a precios de mercado, como a precios futuros. Este tema es muy importante, porque algunas materias primas no pueden comprarse a precios de mercado y se contratan a futuro. El mejor ejemplo es el de los alimentos. Una empresa que fabrica chocolate consume cacao y azúcar todo el año, pero no hay cosechas cada mes, por lo que compra cosechas a futuro, esto es, se compromete a comprar una cosecha de X toneladas de cacao cuando se recoja el mes que viene a un precio convenido hoy. La chocolatera se hace con el cacao antes de que se coseche y se garantiza la materia prima para todo su proceso de producción.

A lo largo de los años, se han ido incorporando a los mercados nuevas materias primas. Un caso curioso es el de la soja, que se ha puesto de moda en la sociedad occidental y ha crecido su consumo de forma exponencial. La demanda en Europa y EEUU de leche de soja ha elevado el precio de un producto que resultaba barato y era de consumo básico en Asia. Otro gran ejemplo es el de los lantánidos, unos metales tecnológicos de importancia estratégica para las grandes industrias como la defensa, las energías verdes o la automovilística y que apenas llevan veinte años extrayéndose y son de muy difícil producción.

Por último, un ejemplo inverso de materia prima en decadencia es el carbón, sustituido por su menor precio y contaminación por el gas natural en muchas industrias, sobre todo las de generación eléctrica.