Bwin.es: apuestas deportivas, un negocio en auge

Las apuestas deportivas han existido siempre. Desde hace años los espectadores de partidos de fútbol, fueran profesionales o de equipos regionales, han estado haciendo apuestas con los resultados.

Quizás antes no era con dinero, sino con alimentos u objetos personales, pero, con el tiempo, se han dado cuenta de que puede ser un verdadero negocio con el que conseguir altos beneficios económicos.

Hace más de 15 años que se creó bwin.es. Una web muy conocida que se dedica a las apuestas deportivas online. A través de esta página, los usuarios pueden apostar al deporte que quieran (hay hasta cricket) y del país que sea. En función de la cantidad que apuesten ganarán más dinero. Además, en bwin.es, así como en otras casas de apuestas similares, cada resultado se paga con cuotas diferentes.

Por ejemplo, supongamos que esta tarde hay un partido entre Osasuna y Real Madrid. Como en toda apuesta hay que poner 1, si se piensa que gana Osasuna; la correspondiente X, si se cree que empatan, o el preceptivo 2 si se intuye que va a ganar el Real Madrid. Nunca se pagan igual las tres opciones. En este caso, que gane el Madrid se pagará muy poco, porque por estadística casi siempre ha ganado a Osasuna. Sin embargo, si se apuesta a que gana Osasuna es posible obtener ganancias más elevadas.

En definitiva, las apuestas pueden hacer vivir de manera más intensa un partido de fútbol, baloncesto o cricket. Harán que tengamos más interés en ver lo que pasa en el terreno de juego y esperar que gane el equipo por el que se ha apostado.

Pero, como todo, hay que tomárselo con calma. Realizar alguna apuesta de vez en cuando para darle emoción a los partidos no está mal; sin embargo, hay que tener cierto control porque apostar se puede convertir en un oficio y, mucho peor, en un vicio.

Es como quien va al bingo todos los días. Lo que quiere es ganar dinero, pero llega un momento en el que se convierte en una espiral de la que es muy difícil salir. Cada día se gasta más y más dinero en cartones porque está seguro de que le acabará tocando. Las apuestas deportivas son adictivas y, aunque están bien para conseguir un dinero extra, siempre hay que tener cuidado de no terminar en una espiral donde se en vez de un deporte se vea una manera de ganar dinero.