Acciones BBVA: la unión hace la fuerza

acciones bbva

Tras el todopoderoso grupo Santander, y con unos orígenes en parte similares, el BBVA ha conseguido afianzarse como el segundo banco español por tamaño y beneficios. En el tercer trimestre del 2013 había acumulado unos beneficios anuales de 3.077 millones de euros, mientras la entidad presidida por Emilio Botín llegaba a los 3.310 millones.

La historia del BBVA es la de una serie de integraciones, sobre todo en las últimas tres décadas que han permitido la creación de un gran banco internacional con presencia en tres continentes. Las principales entidades que se fusionaron para conformar el grupo tal como es hoy tuvieron orígenes dispares. El Banco de Bilbao, fue fundado como banco emisor en los años 50 del siglo XIX. Por su parte, el Banco de Vizcaya nacería en los albores del siglo XX. Los bancos que terminarían por conformar Argentaria, fueron surgiendo en distintos momentos y se nacionalizaron durante el franquismo para terminar volviendo a privatizarse en los años 90 integrados en la Corporación Bancaria de España, que sería el germen de Argentaria. En 1999 se produjo la gran fusión. El BBV, unificado desde 1991, y Argentaria llevaron a cabo un fulgurante proceso de integración del que saldría BBVA.

A partir de la década de los 2000, el grupo decidió ampliar su área de negocio impulsando sobre todo sus filiales latinoamericanas. Este es un rasgo que comparte con su principal competidor nacional, pero el foco de BBVA ha sido eminentemente americano mientras el Santander ha tomado también posiciones en Europa. Sin embargo, BBVA se adelantó a su rival en la entrada en el mercado estadounidense aunque con una perspectiva diferente. El público objetivo del banco vasco ha sido la comunidad hispanohablante en Estados Unidos. Por ello adquirió el Valley Bank californiano y el Laredo National Bancashers en Texas, zonas en las que las comunidades hispanas son más fuertes y los amparó bajo la marca BBVA Bancomer con la que opera en México.

Además de su expansión por el continente americano, el BBVA cuenta con intereses en dos de las principales las economías emergentes China y Turquía. El desembarco en China vino en 2006 con la entrada en el accionariado de China Citic Bank y en su holding empresarial, Citic International Financial Holdings. En Turquía controla, junto al Grupo Dogus, la principal entidad bancaria del país, Garanti de la cual posee un 25 por ciento de sus acciones.

Las acciones BBVA del banco cotizan en Madrid, Nueva York y México D.F. y están en manos de más de 5,7 millones de accionistas. El modelo principal de negocio es el de banca comercial con depósitos y préstamos tanto a particulares como a empresas. La expansión latinoamericana ha tenido gran influencia en la habilidad del BBVA para capear la crisis internacional. Su negocio en los países emergentes ha permitido que el grupo salvase los muebles en medio de la tormenta que sacude la economía española desde 2008.

El futuro de BBVA pasa por una apuesta por el crecimiento en número de clientes y en la reducción de costes a través de la banca online. Desde hace ya unos años, los clientes de BBVA están viendo como el banco incentiva el uso de sus plataformas digitales y de los cajeros automáticos en detrimento de las sucursales.