Universidades privadas

La vida está llena de decisiones. Tenemos que elegir entre varias opciones y vías. Por norma general, el dictamen final es un compendio de medio entre las positivas y las negativas. Nunca se va a dar el caso de seleccionar, bien o mal, siempre. Por eso, a medida que los niños crecen, maduran hasta una edad que ellos ya son capaces de seguir, personalmente e independientemente, solos. Dejando a un lado a terceras personas – familiares- que habían elegido, por nosotros, unos objetivos u otros (en la etapa inicial hasta los 12 o 15 años).

Una de las decisiones más importantes que una persona tiene que elegir a corto plazo, (tendrá una consecuencia en el futuro), después de terminar el curso escolar (ESO y Bachillerato), es optar entre muchas variables: seguir estudiando, trabajar, irse al extranjero, entre otras muchas. Si el estudiante dictamina por la vía universitaria debe de seleccionar qué tipo de facultad prefiere. Si un centro público o un centro privado.

España poseyó en el último curso universitario (2012/2013) un total de 79 facultades. De las cuáles, cincuenta fueron públicas y 29 privadas. En este nuevo año académico, el número de centros estatales se ha conservado, pero no así la cifra de universidades privadas que ha soportado un aumento entre sus filas. Ambos modelos tienen sus ventajas e inconvenientes.

La distinción principal entre una y otra es la financiación que poseen y el gasto que las familias tienen que soportar entre elegir una institución u otra. El Gobierno de España subvenciona, en una gran cuantía, la educación universitaria. La cantidad restante es abonada por los estudiantes que optan por estudiar mediante esta vía. El Estado del país no contribuye, en teoría, al desarrollo y a la evolución de los centros privados. El capital social que poseen provienen de empresas y ejecutivos no públicos. Es cierto que han subido las tasas universitarias en el que ha provocado un éxodo de estudiantes que prefieran irse a la privada. Un curso normal de 60 créditos en la pública, como máximo, rondará una cantidad cercana a los 2.000 euros. En una privada, el precio es el doble.

El método para acceder es muy distinto, también. Para ingresar en una carrera de una facultad pública, es necesario y obligatorio aprobar una prueba previa a la entrada a la institución (Selectividad). Se realiza un cálculo entre las notas obtenidas en Bachillerato con un valor de un 60% y los resultados obtenidos en las calificaciones de las pruebas escritas en Selectividad (40%). Al final, se obtiene una puntuación que sirve para optar o no al ingreso a un grado universitario. Si supera la nota de corte, podrá entrar. Si es más bajo, no realizará la carrera. El funcionamiento en un centro privado es distinto y, mucho más, asequible. El método más común es realizar un test y una entrevista personal con el jefe de estudios o el director del centro.

El seguimiento del alumnado es muy opuesto entre una y otra. En la universidad pública, el estudiante es uno más de un grupo mayoritario donde no hay un seguimiento tan cercano con el profesor. Un comportamiento que sí es normal en los colegios privados. Además, al existir una cantidad menor de personas en las clases, el individuo no será una persona anónima como ocurre en las facultades nacionales.

La calidad de la enseñanza varía mucho. Las públicas imparten más materia teórica que práctica. Además de casi no preparar al individuo para la vida real. La filosofía de los centros privados es muy distinta. Forman a la persona para el mundo laboral, una vez que concluye los estudios tiene más bagaje y más conocimientos para la vida real, un estudiante que se ha desarrollado en un centro privado que en uno público.

Estas son las distinciones más importantes entre una institución y la otra. Ahora, con los mimbres desarrollados y explicado, solo falta que usted decida y opina. ¿Qué prefiere para usted y para sus hijos: la universidad pública o la universidad privada? Entre al aúla y déjese llevar por las explicaciones del profesor…

Be the first to comment on "Universidades privadas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*