Seguros baratos

Cada empresa es diferente de otra, y en cada sector hay diferentes riesgos que cubrir. Por ello, a la hora de contratar una póliza para su compañía debe buscar un seguro especializado, que cubra sus necesidades más específicas.

No hay dos compañías iguales dentro de un mismo ámbito profesional, como tampoco son similares los riesgos que debe asumir una pyme que una multinacional. Por ello, a la hora de elegir un seguro para su empresa debe pensar cuáles son sus necesidades y escoger aquella póliza personalizada que más se acerque a sus intereses, teniendo en cuenta los riesgos inherentes al desarrollo profesional del sector al que pertenece.

Aunque existen seguros más generalistas, como pueden ser las pólizas a todo riesgo o de actividades empresariales, que cubren cualquier contingencia, también se ofertan otros más concretos, como pólizas combinadas industriales, seguros para comercios, oficinas o despachos profesionales, para farmacias, para autónomos y emprendedores, establecimientos hoteleros o centros docentes. Este tipo de seguros más específicos que ofrecen las aseguradoras a las empresas quizá puedan ser más caros, pero resultan también más convenientes.

Hay que tener en cuenta que existen pólizas incluso muy específicas, como la que protege el ganado o los invernaderos de una industria agropecuaria, la maquinaria o los equipos eléctricos de una empresa perteneciente al sector de la ingeniería o la construcción, o incluso las mercancías trasladadas por una compañía dedicada al transporte.

A la hora de contratar un seguro para tu empresa conviene una reflexión previa sobre cuáles son las coberturas más adecuadas. Esta evaluación real de tus necesidades te permitirá tener más claro qué es lo que te hace falta, aunque debes tener en cuenta que, cuanto más completo sea el seguro, más dinero te va a costar.

A continuación, es necesario realizar un pequeño estudio de mercado para conocer cuál es la seguradora que puede ofrecerte una póliza más cercana a tus intereses y, por supuesto, con las mayores coberturas y al menor coste posible.

No conviene falsear ni alterar la información que facilitemos a la compañía, ya que esto irá en nuestro perjuicio a la hora de afrontar la indemnización ante un siniestro, o puede incluso suponer nuestra expulsión de la compañía aseguradora sin recibir ningún tipo de indemnización.

Es necesario leer la letra pequeña del contrato, entendiendo bien qué es lo que significa cada cláusula y cuál es el alcance de la póliza. Si tienes algún tipo de dudas, por insignificantes que te puedan parecer, debes preguntar. Las compañías cuentan con personal especializado que puede resolvértelas.

Todo lo creas conveniente debe estar recogido en el documento que vas a firmar. Si no está especificado en el contrato, no existe, por mucho que lo hayas hablado con tu agente o corredor de seguros previamente. Además, si se produce algún tipo de cambio en tu actividad profesional será necesario ir modificando la póliza convenientemente, por lo que debes revisar las coberturas ofrecidas al menos cada vez que vayas a renovar el seguro.

Be the first to comment on "Seguros baratos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*