Secuestros exprés

Lo más importante para los criminales es que se haga de la forma más rápida posible para no dar tiempo a que la policía se movilice y acabe por fastidiarles el negocio. En países como Colombia, Venezuela y México está muy extendido, aunque esta técnica de robo y amenaza, ya no es algo raro en otros países de América Latina ni tampoco en España, que está aumentando en los últimos tiempos. Las zonas en las que se han producido más secuestros exprés son las grandes capitales y la costa del Sol.

La duración media suele ser unas cuatro horas. La persona o banda que perpetra el crimen normalmente no tiene un objetivo claro. Se guían por la apariencia. Después de vigilar los movimientos de la víctima, saben cuánto dinero pueden pedir a la familia. Tanto las personas de nivel social alto, como los pequeños empresarios están en el punto de mira. Los dueños de grandes entidades no suelen entrar en su plan porque estos cuentan con otro tipo de seguridad privada con la que no les interesa topar.

A veces el grupo o las personas que realizan estas operaciones, pueden pertenecer a una red criminal amplia pero la policía coincide en que no cuentan con recursos para tener a las víctimas más de dos días retenidas. De ahí que las cantidades que piden no son muy abultadas.

En España se han visto varios casos en los que las víctimas no han conseguido escapar de esta detención ilegal. Los que han tenido la suerte y se han librado de la peor consecuencia, padecerán trastornos postraumáticos. Uno de los síntomas primeros estar siempre en alerta, obsesionados con los lugares dónde pueden aparecer los delincuentes o si les siguen vigilando.

Las formas se han ido modificando según han avanzado las tecnologías. Cada vez se dan más casos de secuestros virtuales en los que la sugestión del secuestrado es la principal arma del delincuente. A través del teléfono móvil piden a la víctima que no se deshaga del aparato, que no hable con nadie ni se mueva del sitio donde se encuentra, amenazándole con que si cuelga, puede perder la vida.

En estos momentos, aprovechan para exigir a la familia un rescate. Las bandas que se dedican a este tipo, antes de actuar han recogido toda clase de información de la víctima, se ayudan de las redes sociales u otras personas, para conseguir los datos.

Be the first to comment on "Secuestros exprés"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*