Redes Sociales: Aliadas o enemigas para la construcción de nuestra reputación online

Para cualquier marca, hoy por hoy, estar presente de forma digital es casi tan necesario como lo es respirar para un ser humano. Parece que si no estamos en el mundo online simplemente no existimos, pero esto no es negativo, todo lo contrario. Lo que las empresas buscan es estar presentes en la vida de sus consumidores potenciales y que ellos les encuentren fácilmente para poderles ofrecer las soluciones precisas a sus diferentes necesidades. A simple vista parece fácil, pero si no saben utilizar, las redes sociales pueden representar un peligro que pone en jaque nuestra reputación online.

¿Cómo entender las redes sociales?

Las redes sociales son ese espacio en el que nos encontramos con nuestro público, pero sobre todo es un lugar en el que tenemos la oportunidad de inspirar confianza y potenciar nuestra reputación como marca. ¡NO! Las redes sociales no sólo sirven para hacer campañas de marketing y publicidad a diestra y siniestra. De hecho, muchos expertos en temas online aseguran que el primer paso es establecer ese vínculo de confianza que necesita el cliente para fijarse en una marca, tú marca. A partir de ahí se genera, de forma natural, la oportunidad de venta. Por ello es de suma importancia que nuestra estrategia online esté volcada en trabajar de forma óptima cada red social, sólo así podemos garantizar la conexión adecuada con nuestros clientes.

Algunas trampas

Es frecuente observar cómo una misma publicación de lunes por la mañana circula por Facebook, Instagram y Twitter sin apenas cambiar de palabras. Con estas acciones podemos perder la atención de nuestro público potencial, ya que el mensaje puede estar bien construido pero mal enfocado. Es necesario conocer a qué público nos estamos dirigiendo, es decir, para poder enfocar nuestro producto o servicio de forma certera tenemos que conocer a nuestro cliente. No se trata sólo de publicar en las horas de mayor visibilidad.

Existe un arma de doble filo que puede ser el trampolín de una marca o su verdugo: La opinión del consumidor. Para construir nuestra reputación es necesario conocer las opiniones de quienes ya nos conocen. En ese sentido, se hace necesario saber gestionar tanto los comentarios positivos como los negativos, ya que la decisión de compra de un futuro consumidor dependerá tanto de la apreciación de un antiguo cliente como de la respuesta de la empresa ante una mala crítica, teniendo en cuenta que una de las reglas impuestas por las redes sociales es que los momentos más incómodos por los que atraviese una marca generalmente están expuestos al escrutinio público. Y después puede ser necesaria una limpieza de reputación online.

Las redes sociales se han convertido en una herramienta indispensable en el manejo y monitorización de la reputación online, pero al mismo tiempo suponen una amenaza, siempre que se utilicen sin una cuidada gestión y un minucioso seguimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.