Publicidad y Relaciones Públicas

Hoy día muy poca gente puede decir que se está librando de la crisis económica. Es decir, que no lo notan en el sueldo, en la subida de los precios de los productos o en su día a día personal. Estos ciudadanos son unos privilegiados y, entre ellos, se cuentan altos ejecutivos, banqueros importantes, profesionales expertos y con renombre, políticos, empresarios con un gran poder adquisitivo y algún sujeto más.

Por supuesto, la crisis también ha llegado al mundo empresarial en todos los aspectos. En este sentido, la publicidad es un elemento primordial y fundamental para numerosas compañías porque supone la principal fuente de ingresos para decenas de empresas que, de esta manera, pueden pagar a colaboradores, trabajadores y proveedores, entre otros. La publicidad es muy importante en un negocio que, últimamente, está bastante debilitado y se encuentra en una posición muy negativa como es el periodismo. La mayoría de los medios de comunicación sobreviven gracias a la liquidez de los anuncios publicitarios. Aunque hay algunos que están mejor que otros. Por ejemplo, la televisión no se encuentra del todo mal aunque, es cierto, que se ha reducido el número de ingresos publicitarios.

Pero, sin duda, una de las ramas de los medios de comunicación que peor lo está pasando es la de los medios escritos tradicionales. Los periódicos y las revistas han visto cómo los ingresos publicitarios han caído de manera vertiginosa. Tal es así que son numerosos los diarios impresos que han desaparecido por el cese del dinero procedente de la publicidad. Hay varios ejemplos, como el periódico gratuito “ADN” o el también gratuito “Qué”, sin olvidar lo sucedido con la versión impresa de “Público” o las dificultades por las que pasa “La gaceta”.

La voz de alarma ha surgido en el ámbito de la prensa impresa, sobre todo, cuando se ha visto desaparecer a periódicos locales y regionales con más de cien años de historia. Así, hay provincias españolas que, por primera vez desde hace décadas, no cuentan con ningún medio de comunicación local, con lo que ello implica de empobrecimiento de la información, de los puntos de vista diferentes y de la capacidad de conformar opiniones distintas a las corrientes mayoritarias.

Con la recesión económica, la publicidad ha caído a niveles insospechados, cambiando sus preferencias respecto al lugar y el entorno en el que quiere aparecer. Del papel, está empezando a marcharse al mundo digital y, cada año, está creciendo más, aunque aún sigue muy lejos del mundo periodístico tradicional.

Según un estudio realizado por el Índice de Inversión Publicitaria (I2P), los ingresos publicitarios para los últimos meses de 2013 y el año que viene crecerán un poco levemente, invirtiendo una tendencia que dura ya más de cinco años. No obstante, se espera que la inversión publicitaria alcance los 3.600 millones de euros, un poco por encima de los 3.556 millones de euros gastados en 2013.

Por supuesto, la publicidad en Internet seguirá creciendo el año que viene respecto a este, elevándose hasta los 403 millones de euros frente a los 377 millones de 2013. Lo que sí es una realidad es que la crisis volverá a ser muy aguda para los medios escritos donde volverán a caer los ingresos publicitarios.

Be the first to comment on "Publicidad y Relaciones Públicas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*