Programas de televisión

Se ha convertido en una moda muy extendida, copiar formatos entre cadenas de televisión para competir y ganar. Lo hemos visto más de una vez. Cierta cadena anuncia el estreno de un programa musical. En él, varios cantantes competirán entre ellos, para que entre un jurado, compuesto por artistas ya consagrados, elijan a un ganador. Ha habido programas parecidos, pero nunca de este estilo en la televisión en España. Días antes de su estreno, la competencia lanza el siguiente anuncio promocional.

Un concurso, en el que varios cantantes competirán entre ellos para que con la ayuda de un jurado, gane uno. Parece el mismo programa, pero son dos diferentes. Los nombres son distintos, el jurado es distinto, y los concursantes son diferentes. Incluso algunas normas no se parecen, pero en esencia viene a ser el mismo programa. Ambas cadenas lo estrenan el mismo día, a la misma hora. Y son los espectadores los que tienen que decidir cuál prefieren.

Y no solo lo hacen con programas musicales. Culinarios, de tele realidad, concursos, debates, incluso con programas matinales. La clave es cambiar el nombre. Pero cuando una cadena, y una productora intuyen que un programa va a tener éxito, se lanzan. Y la competencia, no tiene más que copiarle y esperar a que el suyo sea visto por más espectadores.

Una lucha que lleva años produciéndose, donde el único objetivo es conseguir el mayor número de espectadores. Todo por el poder. Y es que, quien dijera que los medios de comunicación eran el cuarto poder no se equivocaban.

Su influencia sobre la sociedad es cada día más grande. No es extraño escuchar frases como esta, “lo han dicho en la tele, así que tiene que ser verdad”. La televisión en concreto es el medio que más personas siguen, aunque Internet ha ido ganando audiencia con el paso del tiempo.

La competencia, siempre que sea leal, no tiene por qué ser mala. Motiva a las cadenas a invertir más en mejores cosas y de más calidad. El problema viene, cuando lo único que se busca es pisar a la competencia, al precio que sea.

Los telespectadores se merecen un buen trato. Y, que se les esté mareando con el estreno de cierto programa, porque la competencia aún no lo ha estrenado, no es juego limpio. Todos se merecen su oportunidad de estrenar el contenido que quieran, pero nunca a costa de los espectadores.

Be the first to comment on "Programas de televisión"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*