Organización Mundial del Comercio

La globalización y la expansión del sistema capitalista así como la aceleración de los intercambios entre todos los puntos del globo han llevado a la necesidad de crear una serie de mecanismos legales para que el comercio mundial esté regulado. Ya se intuyó esta necesidad a mediados del siglo XX y, en aquel entonces, muchos países firmaron el llamado GATT o Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (1947). Casi 50 años después, y como resultado de las revisiones periódicas de este tratado se creó la Organización Mundial del Comercio. Esta institución se dedica a velar por el cumplimiento de estos acuerdos y de sus posteriores actualizaciones e innovaciones. Pero no solo eso.

Sita en Ginebra, Suiza, la OMC es más que una institución a la que acuden los países para dirimir sus disputas en el ámbito del comercio mundial. En primer lugar, es el marco en el que se negocian las revisiones, actualizaciones o innovaciones de los acuerdos derivados del GATT. A través del tratado original se establecía un modelo de comercio basado en el liberalismo, lo que conducía a un progresivo derribo de las barreras proteccionistas (principalmente los aranceles que se cobraban a los productos extranjeros a fin de beneficiar en el mercado interno de un país a los productores locales).

En segundo lugar, a través de esta organización dos o más miembros de la misma pueden llegar a acuerdos de libre comercio entre sus respectivos estados. Al realizar la negociación bajo el amparo de la OMC se facilita que los acuerdos surgidos entre las partes estén en línea con los tratados de la organización y la legislación internacional en la materia del comercio.

La OMC es una organización intergubernamental compuesta por 159 miembros, no están todos los que pertenecen a la ONU, pero hay algunos miembros que no son estados propiamente dichos como Hong Kong, Macao o la Unión Europea. Además, varios países han adquirido la condición de observador, la cuál es el paso anterior a la adhesión a la organización. En menos de 5 años tras convertirse en observador, los países deben comenzar las negociaciones de adhesión que implican implantar las medidas necesarias en sus países para cumplir con los acuerdos de la OMC.

Si bien su objetivo primordial es la defensa y la extensión del libre comercio en el sistema internacional de estados, la OMC propugna hacerlo a favor también de los países menos poderosos política y económicamente. Su argumentación es que el libre comercio es beneficioso para todos los estados y que la organización admite determinadas excepciones en sus acuerdos para permitir que los más débiles se puedan proteger de acciones abusivas de los estados más fuertes. Sin embargo, no es menos cierto que el libre comercio mundial beneficiando a todos, beneficia más a los países más poderosos.

Be the first to comment on "Organización Mundial del Comercio"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*