Número rojos

Tener un saldo cero o un saldo negativo, por cuestiones de puro sentido común, no es algo bueno para la salud de nuestra cuenta corriente. Quien más y quien menos, todos hemos experimentado alguna vez lo que es llevarse un susto al consultar el saldo en un cajero o, peor aún, efectuar alguna compra. Los bancos tienen previsto este supuesto y ofrecen abonar por nosotros de una forma temporal la cantidad solicitada. Pero mucho cuidado con esto. Si nuestra cuenta corriente tiene un descubierto temporal, es decir, hemos gastado más de la cuenta y el banco nos ha prestado dinero, hay que tener claro que esto no nos va a salir gratis.

Según la orden de transparencia y protección al cliente de servicios bancarios, en vigor desde abril de 2012, los bancos ya no están obligados a publicar un folleto con sus tarifas máximas de comisión. Aunque, por lo general, estas tasas fijas suelen estar entre los 30 y los 45 euros por cada reclamación de posiciones deudoras. No es moco de pavo. Una de las quejas más habituales, según la OCU, es que estas tasas se cobren de forma automática, sin avisar al cliente, en cuanto el cliente se ha convertido en deudor del banco. Por otro lado, hay que sumar la comisión por descubierto, de en torno al 4-4,5% de la cantidad adeudada.

Y la cosa no se queda ahí, pues también hay que tener en cuenta los intereses de demora, que varían en función del tiempo que se tarda en solventar la posición de descubierto. Según el portal HelpMyCash.com, la media de estos intereses, que varían en función de la entidad bancaria, está en torno al al 9,5% TAE. El Banco de España tiene regulada esta situación y establecidos unos límites, según los cuales el cliente no debe abonar, en concepto del coste del descubierto, una cantidad superior a 2,5 veces el interés del dinero.

El artículo 20 de la Ley 16/2011 de Contratos de Crédito al Consumo especifica que el consumidor debe ser informado del tipo de deudor y eventuales modificaciones en los casos que se hayan aceptado descubiertos de forma tácita. Aunque son casos excepcionales, existen entidades bancarias que no cobran cantidad alguna por descubierto ni reclamación de posiciones deudoras. Es el caso de Citibank, Openbank e ING Direct, con intereses de demora en el tipo estándar de: 9,48% TIN, 9,57% TIN, y 9,57% TIN respectivamente. EVO, que en su Cuenta Inteligente y Cuenta Joven únicamente reclaman la cantidad correspondiente a los intereses de demora.

Unicaja permite tener descubiertos por una cantidad límite de 300 euros a través de su Servicio Nómina, aunque, lógicamente, saldan la deuda en cuanto la nómina del mes siguiente es ingresada. El Servicio Nómina de Unicaja es otra opción a tener en cuenta debido a que da la posibilidad de acumular hasta 300 euros en descubiertos para ser saldados con el ingreso de la siguiente nómina.

Be the first to comment on "Número rojos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*