Mujeres ricas

Estamos inmersos en una sociedad que busca, a toda costa, la igualdad entre el género masculino y femenino. Pero hay en ciertos sectores de la vida en los que no existen las mismas condiciones entre hombres y mujeres. Unos cuantos años atrás, la situación no era la misma y la igualdad no preocupaba tanto a la sociedad. Hoy, es fundamental que una empresa ofrezca una imagen de igualdad en el mundo laboral, es decir, que hombres y mujeres tengan las mismas condiciones sociales y laborales.

Pero, aún así, hay ciertos sectores donde el trato a la mujer es denigrante y, en muchas ocasiones, son explotadas, obligándolas a trabajar durante más tiempo o a recibir un salario menor que si fuese un hombre. Sin duda, en los empleos con una baja cualificación profesional es donde la mujer recibe un mayor trato denigrante, pero también existen historias similares en los puestos directivos que son ocupados por mujeres.

En el mundo empresarial, el hombre es por, regla general, el que ocupa un mayor número de cargos directivos. En la actualidad, el género masculino predomina en los altos cargos de las empresas, bien como directivo bien como una pieza clave y fundamental para la empresa. Esta visión está cambiando en los últimos años, pues las empresas están dejando que las mujeres tengan más protagonismo en los altos puestos. Pero aún así queda mucho por mejorar.

Los distintos estudios realizados al respecto ofrecen resultados muy dispares. Por un lado, reflejan que, en los últimos años, ha habido un incremento de mujeres entre los altos cargos de las grandes empresas, aunque en este curso ha habido una disminución. El año pasado, hubo un incremento de hasta el 24% de la aparición de la mujer en un puesto directivo. En 2013, sin embargo, el porcentaje ha bajado en tres puntos, situándose en el 21%, según informes y estudios de distintas empresas.

Pero aún así, las personas del género femenino que han llegado a esos puestos de trabajo habrán tenido que aguantar y escuchar todo tipo de comentarios. Charlas machistas, frases sexistas, tratos denigrantes de algunas personas o faltas de respeto a su persona. Comportamientos que deberían estar controlados, pero de los que es imposible medir la magnitud.

Es evidente que no todas las mujeres habrán tenido que pasar por ese proceso. Pero no es menos cierto que el femenino es uno de los sectores más vulnerables en cuanto a estos temas. Es importante mencionar que estos casos solo existen cuando una persona empieza desde abajo, no cuando hereda la empresa de un familiar importante.

En el mundo laboral privado hay mucha competencia entre todos y todo el mundo hace comentarios ofensivos con el fin de conseguir un puesto de trabajo que le permita vivir. Hay mucha envidia y celos entre los buenos trabajadores, pero si es una mujer, aún más aparecen este tipo de conductas y comportamientos.

Por fortuna, no solo se busca una igualdad en los altos puestos de las empresas privadas. En el gobierno, se mira muy cuidadosamente cuántos ministros y cuántas ministras puede haber. El presidente que más empeño y esmero puso en este aspecto fue José Luis Rodríguez Zapatero, quien, en su primera legislatura, situó un número considerable de mujeres al frente de puestos importantes buscando, además, la paridad. Con el paso de los años, esta medida fue perdiendo peso.

Be the first to comment on "Mujeres ricas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*