Maletas Samsonite

La gran mayoría de las empresas y compañías que existen hoy día se encuentran en una posición más debilitada que hace unos años. Han visto cómo han tenido que reducir sus plantillas para poder sobrevivir, para reducir costes y gastos.

Han visto cómo las cuentas de la venta de productos han disminuido en un alto porcentaje (no todas las empresas, ya que los beneficios de algunas compañías se han visto incrementados), han visto cómo les han subido impuestos, lo que les ha afectado muy negativamente en cuanto a los ingresos debido a que han tenido que pagar unas partidas inesperadas. También han visto cómo se han encarecido otra serie de gastos, como los proveedores o suministradores de productos, los materiales y otros gastos secundarios.

Si se va sumando todo poco a poco, la cantidad que tiene que abonar una empresa por todo los gastos es exagerada en algunas ocasiones. Además de todo esto, hay que sumar la competencia y la guerra de desgaste que ocasiona rivalizar con otras empresas del mismo sector. Si hay pocas empresas en un sector, será muy beneficioso para la compañía que lidera ese sector con su nicho de mercado, pero si hay mucha competencia, la pelea puede ser brutal. ¿Esto ocasiona costes para la empresa líder? Sí, supone más gastos y acarrea más pérdidas para la empresa porque tiene que luchar con el resto para seguir siendo la mejor. ¿Cómo se consigue esto? A través de campañas de marketing, a través de anuncios en la televisión, en Internet o en la prensa escrita, el boca a oreja a través de las redes sociales y otros numerosos caminos y vertientes que pueden hacer mejorar, aún más, la posición de la empresa, pero tambén empeorar.

Un sector donde el producto está muy masificado y existen miles de empresas para dar caza a la mejor o estar entre las mejores es el mercado de las maletas. Cada empresa o compañía busca su nicho, intenta encontrar su público objetivo.

La diferencia que puede existir en el mercado de las maletas es mínima. No es como otro producto en el que puede haber grandes inversiones de dinero para un producto nuevo. En otras palabras, y con un ejemplo, la empresa Coca-Cola tiene que hacer frente a Pepsi, entre otras, pero el grado de distinción en su producto es mayor que en el de una maleta. Es decir, Coca-cola puede cambiar el sabor tradicional de la bebida introduciendo un nuevo elemento, por ejemplo; una Coca-cola con sabor a melón, a naranja, a fresa –que ya existe– y así otras muchas variantes.

Pero en el sector de las maletas, la diferenciación entre un producto y otro es mínima. Puede ser más grande o más pequeño, de un color u otro. Las maletas de negocio existen gracias a Samsonite y Roncato –la segunda marca más importante en este sector–, o con Gabol o Delsey –marcas más desconocidas–.

Hay maletas para viajes o para negocios, maletas para llevar poca cantidad de ropa o mucha. Por eso la diferenciación de Samsonite con respecto a sus competidores se basa, aparte del marketing y la publicidad que hay detrás, en el material y en la calidad de sus maletas, como se molestan en recordar con frecuencia desde la empresa en sus anuncios de televisión.

Be the first to comment on "Maletas Samsonite"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*