Invertir en divisas

La crisis financiera ha llevado a grandes inversores pero también a pequeños ahorradores a cuestionarse dónde meter su dinero. La aversión al riesgo tras la caída del mercado inmobiliario, la inestabilidad de las bolsas o la quita que miles de ahorradores han tenido que sufrir por la compra de productos financieros como las participaciones preferentes, por ejemplo, ha llevado a que muchos inversores apuesten por activos más seguros.

A lo largo de estos años de recesión económica en la eurozona muchos vieron en el oro, por ejemplo, ese valor refugio. También en algunas divisas, como el yen japonés o el franco suizo, cuya estabilidad garantizaba una inversión sin apenas riesgos. Pero, ¿son actualmente las divisas un valor seguro donde invertir? ¿Qué provocan que sean más o menos volátiles?

Vamos por partes. La primera pregunta que hay que responder es, ¿qué son las divisas? Aunque generalmente está claro qué son, muchos todavía lo relacionan con una moneda extranjera, y sí, lo es, pero no desde el punto de vista del metal, sino desde el punto de vista de su valor cuando se vende o se compra a través de otra moneda. La segunda pregunta es ¿dónde se compran y se venden las divisas?

El mercado de divisas, conocido como Forex, Foreign Exchance, que puede traducirse como canje de moneda extranjera, es un mercado internacional, electrónico y abierto las 24 horas del día, de lunes a viernes. En este mundo virtual se compran y se venden divisas a gran escala, lo que supone movimientos de enormes cantidades de dinero que lo han convertido en el segundo mercado más grande y líquido del mundo, solo por detrás del bursátil.

Los más importantes centros de negociación de divisas son Londres, Nueva York y Tokio. La tercera pregunta es ¿es seguro invertir en divisas? Para invertir en este activo financiero, es importante contar con los conocimientos suficientes o bien, contratar asesores o brokers que indiquen cómo gestionar el capital. El mayor o menor riego de la inversión en la compra-venta de divisas internacionales como pueden ser el dólar, el euro, el franco suizo o la libra esterlina, las más fuertes, depende de su volatilidad, es decir, de la evolución que experimente el precio de este activo respecto a su media. O dicho de otra forma, la volatilidad representa la intensidad y frecuencia en la variación del precio que hay que que soportar en una inversión.

Por lo tanto, podemos decir que, a mayor volatilidad, mayor riesgo en la inversión pero también mayores oportunidades de ganancias a corto plazo. Pero ¿de qué depende la volatilidad de una moneda? Seguramente estemos acostumbrados a escuchar en los medios de comunicación informaciones como esta: “El dólar bajó hoy ante las principales divisas internacionales debido a una serie de indicadores macroeconómicos en Estados Unidos, combinado con la caída que sufrió Wall Street”, informaba hace unos días la agencia Efe.

Ese día, por un euro se pagaban 1,324 dólares frente a los 1,325 de la jornada anterior, de forma que por un dólar se obtenían 0,74 euros frente a los 0,75 de la jornada precedente. En definitiva, la mayor o menor seguridad a la hora de invertir en divisas dependerá tanto de las decisiones, datos y acontecimientos socio-económicos a nivel internacional, como de los conocimientos económicos y financieros que cada inversor tenga.

Be the first to comment on "Invertir en divisas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*