Inmigración en España

Desde los años 80, la inmigración ha ido aumentando progresivamente en nuestro país. Por ejemplo, en 1981 los extranjeros censados representaban el 0,52% de la población española. En 2012 esa cifra había aumentado hasta el 12,1%.

La búsqueda de trabajo y los conflictos en los países de origen han sido las razones que han propiciado el aumento de esta cifra. De hecho, desde el comienzo del siglo xxi España ha presentado una de las mayores tasas de inmigración. Personas que buscaban en nuestro país un cambio de vida y mayores posibilidades para prosperar. Una acogida que España concedió sin miramientos hasta que estalló la crisis.

La llegada masiva de inmigrantes ha influido en los problemas económicos, aunque no lo ha hecho de forma directa. Es decir, el problema no ha sido la entrada de gente de fuera en sí misma, sino el hecho de que los extranjeros hayan aceptado empleos con unas condiciones laborales pésimas. Por ejemplo, hace pocos años no se veía a españoles trabajando en el campo; bien porque no les gustaban o bien porque estaban sobrecualificados, no aceptaban este tipo de empleos. ¿Y quién decía que sí sin rechistar? Los extranjeros. Los dueños de los campos se aprovechaban y los tenían trabajando más horas de las acordadas por un salario bajo. Así lo que se consiguió fue que los extranjeros copasen unos puestos de trabajo específicos. Hasta que llegó la crisis económica, claro: a partir de ese momento los españoles empezaron a aceptar cualquier oferta. Pero ya no había trabajo.

Otro factor que hay que tener en cuenta es que los extranjeros, especialmente los de origen latinoamericano, enviaban el salario a su país de origen. Si el dinero ganado en España termina en otro país, es dinero perdido. Por supuesto, sacar el dinero mediante giros es legal, pero se ha convertido en una operación utilizada por muchísimos inmigrantes.

No creo que la inmigración en sí haya sido la causante de los problemas económicos que sufre nuestro país, pero sí es cierto que ha contribuido a empeorar las condiciones laborales de algunos sectores. Además, las exportaciones de capital a otros países han hecho que España pierda una gran cantidad de capital.

Es cierto que cuando alguien emigra a otro país no suele hacerlo por gusto. Generalmente lo hace porque la situación en su país no es positiva y tiene la necesidad de cambiar de residencia para mejorarla.

Be the first to comment on "Inmigración en España"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*