Índice de Gini

A los economistas les encanta cuantificar las cosas. Y con ese fin en mente desarrollan multitud de indicadores que les sirven para medir los elementos que les interesan de la realidad económica. A día de hoy, uno de ellos es el desequilibrio que existe entre los ingresos de las clases pudientes y el de las clases bajas de los países. No solo interesa la situación puntual en un país, sino que es necesario conocer cómo ha ido variando este dato en particular y de esa manera intentar averiguar el porqué.

Para medir la desigualdad, a comienzos del siglo XX, el estadístico italiano Corrado Gini, ideó un sistema. Su idea consiste básicamente en saber qué porcentaje de la riqueza de un país es controlado por una determinada parte de la sociedad. Para ello dividió la sociedad en cinco partes, cada una de un 20 por ciento. La pregunta que se hizo es ¿cuánta riqueza pertenece a cada 20 por ciento de población?

Si se diese el caso de que cada parte de la población controlase un quinto de la riqueza se estaría ante una sociedad perfectamente igualitaria en términos de ingresos. Sin embargo, este no suele ser el caso. Gini asignó dos valores, máximo y mínimo, a su coeficiente: 0 es la igualdad absoluta y 1 la desigualdad absoluta.

Con un ejemplo es más sencillo: En un país hay cinco personas. Cada una de ellas ingresa 2.000 euros. La riqueza del país será de 10.000 euros. En este caso la igualdad es absoluta y el Coeficiente de Gini sería igual a 0.

Sin embargo, si en el país cuatro de los habitantes ingresa 10 euros y el quinto habitante obtiene los 9.960 se estaría ante una situación de gran desigualdad ya que los cuatro primeros habitantes (un 80 por ciento de la población) obtendrían solo el 4 por ciento de los ingresos, mientras el quinto habitante controlaría el 96 por ciento restante. En este último caso el coeficiente de Gini sería muy próximo a 1.

El coeficiente de Gini se emplea en otras áreas de estudio más allá de la economía, pero es en este campo en el que ha tenido mejor acogida y mayor difusión. Los economistas lo emplean para medir la desigualdad en el reparto de la riqueza así como la desigualdad de ingresos.

Los datos del coeficiente de Gini permiten, por tanto, analizar la situación de disparidad en un país, pero también compararlas con las de otros estados. España este coeficiente ha ido aumentando en los últimos años, principalmente debido a la crisis económica y a las medidas de control del gasto público. Las familias con menos renta han dejado de percibir determinados subsidios, otras han visto reducidos sus ingresos al quedarse sus miembros en paro. En 2008 el índice de Gini era de un 0,313 y subió hasta el 0,34 en 2011. La media de los países de la Unión Europea para 2010 era de 0,305 mientras en España el dato ya alcanzaba el 0,339.

Be the first to comment on "Índice de Gini"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*