Impuesto de sociedades

Igual que las persona físicas, usted o yo, tenemos que pagar un impuesto sobre nuestros ingresos (el IRPF, es decir, la “renta”), también lo tienen que hacer las empresas y aquellas entidades que, sin serlo, generan beneficios como los fondos de inversión. Este tributo viene desarrollado por la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que fue refundida por última vez en 2004.

El impuesto de sociedades es de tipo directo y personal ya que, igual que el IRPF, grava las rentas, en este caso de personas jurídicas, y lo hace siguiendo una serie de criterios a la hora de aplicar a los sujetos un determinado tipo impositivo –el porcentaje de renta con que se queda el Estado. ¿Qué organizaciones deben declarar el impuesto de sociedades?

En principio deben ser aquellas que se hayan “constituido conforme a las leyes españolas”, o bien “tengan su domicilio social en territorio español”, o bien “tengan la sede de dirección efectiva en territorio español”, es decir, que la toma de decisiones se realice desde España. Además de a las sociedades (anónimas, de responsabilidad limitada, cooperativas, etc.) este impuesto recae sobre otros entes cuyo fin es obtener beneficios. Entre ellos están por ejemplo diversos tipos de fondos de inversión, las uniones temporales de empresas (UTEs) y una reminiscencia de viejos tiempos: las comunidades (agrupación de personas o entes) que sean propietarias de “montes vecinales en mano común”.

Como decíamos, en principio todas las sociedades del anterior párrafo están obligadas a presentar su declaración del impuesto de sociedades dando igual que la empresa haya obtenido o no ingresos durante el período que grave el impuesto. Existen algunas excepciones siendo las más importantes la exención total de algunas entidades –en general pertenecientes o dependientes de las distintas administraciones públicas— o de instituciones con fines culturales o de mecenazgo, las cuales solo están parcialmente exentas. ¡Ah, sí! y también los partidos políticos…

Y a lo que interesa, ¿cuánto hay que pagar? La tributación del impuesto de sociedades, como la mayoría de tributos es un porcentaje sobre una cantidad de dinero, la denominada “base imponible”. Esta base imponible se compone de los ingresos de la empresa por su actividad y de cualquier otra forma en la que haya obtenido rentas.

El llamado tipo general, el que se aplica en principio a todas las declaraciones es del 30 por ciento. Sin embargo, existen tipos específicos para sociedades o fondos diferentes. Las famosas SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable), un refugio para las grandes fortunas, por ejemplo tributan al 1 por ciento mientras a las sociedades cooperativas se les aplican entre el 25 y el 30 por ciento en función del tipo de ingreso que obtengan.

Como en cualquier impuesto, también existen ventajas fiscales que se pueden aprovechar en forma de deducciones y bonificaciones. En cuanto a las bonificaciones se aplican por tres motivos, o bien por los ingresos generados en Ceuta y Melilla, bien por ingresos derivados de la exportación, o por prestación de servicios públicos en el ámbito local (municipal o provincial).

En cuanto a las deducciones, es decir, a aquello que nos descontarán del pago que tuviésemos que hacer son aplicables siempre que la empresa dedique parte de su dinero a programas de investigación y desarrollo, formación, empleo de personas con minusvalías o fomento de la cultura. Todas las deducciones y bonificaciones pueden consultarse en la web de la Agencia Tributaria.

Es importante saber que en España, debido a las condiciones fiscales especiales de que disfrutan las comunidades de Euskadi y Navarra, el impuesto de sociedades en estas regiones lo fijan estos gobiernos. Por el momento en Navarra, el tipo general está equiparado con el del resto de comunidades. Solo en el País Vasco el tipo general se encuentra al 28%.

Finalmente hay que saber que el impuesto de sociedades es un tributo que se paga anualmente. Bien puede coincidir con el año natural o no, depende de el momento de la fundación de la empresa, pero no puede ser mayor de 12 meses, todos los años toca pasar por la ventanilla de Hacienda.

Be the first to comment on "Impuesto de sociedades"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*