Hacerse rico

Conseguir amasar una gran fortuna es el sueño de la mayoría de los mortales. Hacerse rico y poseer grandes cantidades de dinero es la meta que se marcan muchas personas desde que son jóvenes. Sin embargo son solo unos pocos los que lo consiguen. Para hacerse rico pueden pasar dos cosas: Que tus antecesores hayan fundado un gran negocio y te lo dejen en herencia o que partas desde cero con una nueva idea. Aunque esta última es más difícil de llevar a cabo, hay ciertas excepciones que rompen la norma.

Hacerse multimillonario partiendo de cero es algo que solo a unos pocos les ha pasado en la historia. Todo empieza con una idea. La persona piensa bien qué le hace falta a la sociedad y a partir de aquí comienza un duro camino. Poner en práctica una idea no siempre es sencillo. Para ello hace falta una inversión inicial y ciertos ahorros para sobrevivir los primeros meses de vida del negocio. A partir de este momento no queda otra opción que trabajar duro y confiar en la buena acogida del producto o servicio.

Hay muchos casos en los que jóvenes de origen muy humilde se han hecho populares con una gran idea. Han sabido llenar un vacío en el mercado y gracias a eso se han hecho multimillonarios de la noche a la mañana. Lo cierto es que muy pocos parten realmente de una base totalmente vacía. Su entorno y familia han influido en lo que son y en ciertas ocasiones se han hipotecado para que su hijo sacara adelante su negocio. Es el caso de Mark Zuckerberg o Sergey Brin. Los creadores de Facebook y Google siempre han tenido el apoyo económico de su familia.

Lo cierto es que de las 100 personas más ricas del mundo hay ocho que son de origen totalmente humilde. Con un nivel educativo totalmente bajo y con los ingresos justos para llegar a fin de mes han conseguido salir de la ruina y amasar grandes fortunas. Por ejemplo Leonardo del Vecchio, el fundador de la multinacional de gafas Luxottica, era huérfano y vivía en un centro de acogida. El padre de Amancio Ortega trabajaba en el ferrocarril o el padre de John Fredriksen era soldador. Todos ellos eran de familias humildes y sin muchos recursos y ahora son los hombres más ricos del planeta.

Todos ellos tienen en común una vida difícil y unos comienzos complicados. Se iniciaron en el mundo de los negocios con empresas arruinadas e invirtieron en tiempos difíciles. A pesar de ello consiguieron sacar sus grandes ideas adelante y hoy son multimillonarios. Esto demuestra que a pesar de provenir de una familia humilde con buenas ideas se puede llegar muy lejos. Siempre y cuando se tenga cabeza y un poquito de suerte, pasar del cero al millón puede convertirse en una tarea fácil.

Be the first to comment on "Hacerse rico"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*