Grafeno

Cuando acecha la incertidumbre en relación al dinero, los inversores buscan alternativas que puedan servirles para cubrir la seguridad de su patrimonio. Al final no hay que olvidar que el dinero es únicamente papel, papel moneda en el que se deposita la confianza pero nada más. Un billete tiene valor en tanto en cuanto el consenso de mercado decide que lo tiene, y hay más de un ejemplo en la historia donde se ha roto esa confianza y el papel moneda ha pasado a tener un valor igual a cero.

Por eso, los expertos aconsejan tener una parte del patrimonio invertida en algún bien tangible que tenga valor en sí mismo como los metales preciosos, diamantes u obras de arte. El material que está de moda ahora es el grafeno, un material descubierto hace pocos años (en 2004) y del que todavía no se conocen todas sus propiedades. Según parece, podría suponer una auténtica revolución en diferentes áreas dadas sus ventajas de resistencia, fortaleza, flexibilidad y propiedades electrónicas, entre otras.

Se habla de que será el material del futuro y de que una inversión ahora en grafeno puede ser muy rentable en el medio-largo plazo. Sin embargo es aconsejable recordar una de las máximas principales que ha de tener en cuenta cualquier inversor: no meter todos los huevos en la misma cesta. Porque si se cae la cesta, al menos no se romperán todos los huevos. Es sencillo de entender, ninguna inversión es, por definición, segura 100% así que es conveniente ser precavidos y diversificar en función del riesgo y la rentabilidad potencial del activo en el que se quiera invertir.

Hay empresas relacionadas con la industria del grafeno que cotizan en bolsa y en las que, gracias a internet, se puede invertir directamente. CVD Equipment Corporations o Cabot Corp entre otras muchas empresas son buen ejemplo de ello. Si bien hay que tener siempre en cuenta la moneda en la que se invierte puesto que es otro riesgo a cubrir, el de la cotización de la compañía (ya se sabe que el mercado tiene su propia lógica) y el riesgo divisa, el cambio euro-yen o euro-dólar puede hacer que las pérdidas se incrementen con el cambio.

En España existe ya una empresa que trabaja y analiza las posibilidades del grafeno, se llama Graphenano y aunque tiene una parte de capital alemán (un 10%) es mayoritariamente española. El mundo de posibilidades teóricas que abre este material está claro, pero se sigue investigando y se ha de concretar cómo se pasará de la teoría a la práctica.

En cualquier caso invertir o no en este material o en las empresas que analizan sus posibilidades, requiere además de un análisis del riesgo como ya se ha comentado, un análisis del perfil del inversor y un conocimiento del plazo temporal que otorgará a la inversión. Este tipo de apuestas suelen ser a largo plazo y para perfiles que no sean muy conservadores puesto que el factor riesgo está presente en el futuro del dinero invertido.

Cuando lleguen las inversiones milagrosas es conveniente no precipitarse y tomar distancia, analizar realmente los pros y los contras del proyecto y ser realistas a la hora de calcular beneficios. No es oro todo lo que reluce, aunque lo envuelvan con un papel dorado. Hay que tener precaución y no dejarse llevar por los discursos bien estructurados y llamativos porque una vez quitado el envoltorio, en vez de oro puede haber plomo.

Be the first to comment on "Grafeno"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*