Fondo Monetario Internacional

El sistema financiero internacional, es decir, aquel en el que se mueven e intercambian las distintas divisas de los países, tiene un referente claro que es el Fondo Monetario Internacional o FMI. Esta es una institución con una larga trayectoria ya que fue creado en 1944 en virtud de los Acuerdos de Bretton Woods y comenzó su andadura en 1947. En aquel entonces, siguiendo los citados acuerdos, el sistema financiero internacional se articuló entorno al valor del dólar estadounidense como moneda de referencia. Todos los países miembros del FMI aceptaron fijar un tipo de cambio estable de sus divisas frente al dólar y que el Fondo fuese el encargado de supervisar el cumplimiento de estos acuerdos.

Bretton Woods fue la respuesta capitalista a la oleada proteccionista y de devaluación que siguió al crack del 29 y que propició un descenso del comercio internacional y eventualmente fue una de las causas de la II Guerra Mundial. Con estos acuerdos se intentó evitar que los estados ante una situación de crisis intentasen ganar competitividad devaluando sus monedas, ya que la devaluación de todas las divisas había producido severos daños a la economía mundial.

Sin embargo, el FMI que conocemos hoy es muy diferente del que fue fundado en los años 40 del siglo XX. Además de haberse extendido, sobre todo a raíz del colapso de la Unión Soviética, el FMI se ha vuelto mucho más involucrado en las finanzas internacionales. En parte es debido a que partir del año 1990 y a las incorporaciones posteriores de países de la órbita ex soviética, el sistema amparado por el FMI alcanza ya a casi todos los estados del mundo.

Desde sus orígenes el FMI ha sido un recurso financiero al que los estados han recurrido con frecuencia para hacer frente a eventuales problemas. El primero en pedir asistencia económica fue Francia, que en los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial necesitaba dinero para reconstruir su país y su economía.

Otros muchos estados se han unido a la lista de deudores del FMI. Tras las crisis petroleras de los años 70 algunos países en vías de desarrollo solicitaron asistencia financiera, la cual fue concedida con la condición de que los receptores de la ayuda llevasen a cabo una serie de reformas económicas y financieras. Estas reformas tenían el objetivo de liberalizar los mercados de estos países. No obstante, no todas las economías asumieron bien las reformas y se vieron “ahogadas” al tener que devolver los préstamos del Fondo sin que sus países entrasen en fases de crecimiento.

En los últimos años, a raíz de la crisis financiera y económica internacional el FMI ha entrado de lleno en la economía europea. De la mano del BCE y de la Comisión Europea se formó la famosa Troika que desarrolló las líneas de crédito para el rescate de Grecia y Portugal o el rescate de la banca española. Al igual que en los casos posteriores a las crisis petroleas, los estados han tenido que comprometerse a realizar reformas estructurales de sus economías y del aparato público.

Los principales efectos de las llamadas intervenciones de la Troika han sido las reducciones de trabajadores públicos, privatizaciones de empresas estatales, reformas para fomentar la flexibilidad del mercado laboral y, en general, medidas conducentes a la ulterior liberalización económica. El impacto de estas medidas ha generado gran malestar en las sociedades que se han visto afectadas y una creciente animadversión contra las instituciones europeas y contra el FMI.

Dejando a un lado su papel en la situación de los países afectados por la crisis de 2008 y la llamada crisis del Euro, el FMI es una institución cuyo cometido es el de garantizar la estabilidad del sistema financiero internacional. Pero es también un actor económico fundamental, ya que mediante sus recomendaciones influye en cómo se aprecia la economía de un país. Esto es tan relevante como la medida en que afectan las condiciones impuestas por el FMI a los países que negocian préstamos con el mismo.

Be the first to comment on "Fondo Monetario Internacional"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*