Fly Emirates

Los Emiratos Árabes Unidos y otros pequeños estados del golfo Pérsico llevan años intentando rentabilizar el dinero que mana de sus ingentes pozos petroleros. A los megaproyectos de construcción e infraestructuras: rascacielos imposibles y archipiélagos artificiales, se une una estrategia para atraer el turismo de todos los rincones del planeta. Pero, para ello, hace falta acceder a una zona no especialmente bien comunicada, al menos hasta hace 10 años.

En la última década, tres grandes compañías aéreas de la región han hecho una apuesta arriesgada por competir con las grandes aerolíneas internacionales. Emirates, Etihad y Qatar Airways se han lanzado a la conquista de los cielos y de las principales rutas internacionales. Para ello han contado con un factor geográfico importante: su situación central entre Europa, el Lejano Oriente y África.

Los aeropuertos de Dubai, Abu Dhabi, y Doha se han convertido en centros neurálgicos en los trayectos intercontinentales desde el Viejo Continente a las regiones más alejadas. Pero desde estos inmensos complejos aeroportuarios los aviones despegan también hacia tierras americanas. La aerolínea de bandera de los Emiratos Árabes Unidos, Emirates, opera 4 de las rutas más largas del planeta sin escala partiendo de Dubai alcanza la costa oeste estadounidense sin tocar tierra, más de 13.400 kilómetros (más de un cuarto de la circunferencia del planeta).

Emirates es la más grande de las tres, y este año ha recibido el galardón World Airline Awards, que se otorga en función de la satisfacción de los pasajeros. Durante 2012, la compañía trasladó a más de 37 millones de viajeros a través del globo. La compañía enlaza 122 ciudades en todo el mundo con 2.500 vuelos por semana desde el aeropuerto internacional de Dubai.

Más pequeña y reciente, Etihad está creciendo y asentándose en el panorama internacional. Con su centro de operaciones en Abu Dhabi, la compañía elevó en un 22 por ciento el número de pasajeros en 2012 hasta rebasar los 10 millones anuales. Durante este 2013 ha conseguido abrir trayectos con el continente sudamericano lo que le ha reportado una mayor cantidad de tráfico con el enlace entre el emirato y Brasil.

Con vistas al mundial de 2020, Qatar lleva años apuntalando su aerolínea de bandera. En 2012, la empresa desplazó a más de 17 millones de pasajeros y en 2013 se unió a la alianza Oneworld, en la están presentes Iberia o British Airways. Desde su cuartel general en Doha enlaza con más de 130 destinos internacionales.

La apuesta de los gobiernos del golfo Pérsico por aerolíneas internacionales de reconocido prestigio está en la línea del tipo de sector turístico que se está desarrollando en la zona. Los vuelos en cualquiera de estas tres compañías buscan que la satisfacción del cliente esté por delante de todo, tanto durante la espera en tierra como una vez embarcado. Si los países pretenden atraer a turistas de clase alta y con grandes ingresos no pueden permitirse ofrecer una imagen pobre y por ello la fuerte inversión en servicios de calidad y en publicidad, lo que por supuesto repercute en los precios. Pero eso no es algo que vaya a mirar alguien que se pueda comprar o alquilar una de las islas del archipiélago World Islands en Dubai.

Be the first to comment on "Fly Emirates"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*