Especulación

Para contestar a esta pregunta antes hay que tener muy claro el concepto especulación. Se trata de obtener beneficios con el cambio de los precios. Cuando una persona invierte, realmente siempre está especulando para obtener ganancias. La especulación se refiere más concretamente a la inversión sin ningún tipo de compromiso con la gestión de los productos en los que se está invirtiendo. Es decir, limitarse a invertir en bienes en los que uno tiene constancia que van a cambiar de precio a corto o medio plazo.

Para ser especulador hay que tener mucho ojo. Hay que ser precavido y un poco visionario. Antes de especular, el inversor debe tener muy clara la evolución que van a llevar los precios en un futuro.

Este concepto ha salido más en la prensa en los últimos años con los constructores. Por ejemplo, una persona compra un piso hoy que cuesta 120.000 euros. Esa persona no lo compra para vivir en él, sino que lo quiere para especular. Es un estudioso de los mercados y las finanzas y sabe que las cosas van a cambiar. El piso que hoy vale 120.000 euros en 5 años habrá multiplicado su precio.

Para saber esto hay que tener ciertos conocimientos en finanzas, que ahora parece que todo el mundo ha nacido sabiendo invertir. Si el inversor, guarda ese piso cinco años, por hacer un cálculo estimado de que habrá levantado un poco el país, y lo vende, ganará mucho más de lo que le costó. Los precios de las viviendas han caído en picado porque hay mucha oferta y poca demanda. Ahora mismo todo el mundo quiere deshacerse de sus pisos porque hace años mucha gente tenía hasta dos o tres viviendas. En este momento vender bien es muy complicado. Cuando digo vender bien, me refiero a vender por el precio que realmente valen las cosas. Hay muchas prisas y necesidad de obtener ganancias y se está mal vendiendo, pero de aquí a unos años esto volverá a cambiar.

En cinco años, como comentaba en el ejemplo, nuestra vivienda costará más. No quiero decir con esto que todos podemos ser especuladores, pero teniendo un poco de visión de futuro hay conclusiones a las que todos podemos llegar.

Cuando la situación económica mejore, se podrán vender pisos que hoy cuestan poco, por el triple de su precio. Con previsión y anticipación el riesgo no está descartado, pero son dos buenas herramientas a la hora de especular.

El caso de George Soros, quien se hizo multimillonario por cambiar libras esterlinas por marcos, muestra la capacidad del especulador. Soros sabía que la libra caería consiguió 15 veces más el valor que le costaron por invertir en el marco. El Banco de Inglaterra tuvo que cerrar y la libra se retiró del mercado. Es peligroso especular cuando se hace por el beneficio de uno mismo, pero como en todos los juegos hecha la ley, hecha la trampa.

Be the first to comment on "Especulación"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*