El panorama de las televisiones públicas en España

Integrada dentro de la sociedad Radio Televisión Valenciana (RTVV), ésta adeuda un total de 1.217 millones de euros.

televisiones públicas

El panorama audiovisual autonómico español no es el más deseable, tanto para un Gobierno como para un trabajador. La deuda millonaria que poseen la mayoría de estos entes provoca en el comportamiento del asalariado una actitud de reacción, miedo y tensión debido a la situación económica y financiera de la empresa. El periodista que presta sus servicios a este sector, público porque recibe subvenciones de los Ejecutivos locales que, a la vez, les financia el Estado Central, adquiere un nivel de desconfianza debido a las cantidades desmedidas que deben a proveedores y terceras personas.

El último caso ha tenido lugar en la Comunidad Valenciana con el cierre de la primera televisión pública en España, Canal 9. Integrada dentro de la sociedad Radio Televisión Valenciana (RTVV), ésta adeuda un total de 1.217 millones de euros. El Gobierno de la región valenciana y comandado por el Partido Popular de Carlos Fabra decidió no solventar el problema y decidió que no se emitieran más programas en directo. Las emisiones de Radio Nou desaparecieron y los servicios que ofrecía la página web (www.rtvv.es) ha dejado de operar en los últimos días de noviembre. Además, RTVV y el Gobierno local dictaminó un ERE (Expediente Regulación de Empleo) que afectó a más de 1.000 personas.

Pero, no es la única Comunidad Autónoma que presenta un cuadro con pérdidas millonarias en el sector de la comunicación y que es definido como estatal, hay otros lugares en España donde la cuenta de resultados que poseen no es lo más saludable posible. Operan en un mercado enfermo donde la deuda es millonaria y, solamente, existen cuatro Comunidades Autónomas que carecen de una televisión pública: La Rioja, Castilla y León, Navarra y Cantabria. Hay un total de 12 operadores estatales en el resto de España. El déficit máximo que se ha estableció para 2013 aumentó hasta los 880 millones de euros. Las subvenciones que han recibido las empresas del sector audiovisual son muy elevadas para una mínima explotación que demandan los consumidores; un 8,6% de media.

La Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) es el grupo mediático que controla los medios de comunicación en la provincia catalana. Abarca los dos medios más importantes de la región: Televisió de Catalunya 3 (TVE3) y Catalunya Radio. La plantilla de esta institución lo componen 2.571 asalariados. La deuda del grupo en 2012 se fijó en 7,5 millones de euros. La Junta Directiva de la empresa decidió rebajar la cantidad mediante la disminución de corresponsalías, subcontratación de los servicios y un ERE que afectaría a una parte de los trabajadores.

Telemadrid, la televisión pública de la Comunidad de Madrid, puede ser la segunda compañía que abandone el negocio audiovisual y seguir los pasos de Canal 9 (Valencia). El presidente de la provincia, Ignacio González, afirmó que cerraría el canal si no obtiene una demanda suficiente. 1.176 trabajaban en Telemadrid de los cuáles, un total de 861 personas, se vieron afectados por un ERE a mediados de año. La deuda del grupo se afianza en torno a los 250 millones de euros.

Canal Sur Radio y Televisión se integra dentro de Radio Televisión de Andalucía (RTVA). La organización presenta una plantilla de 1.600 trabajadores. El montante total de gasto que obtuvo en 2012 fue de 39 millones de euros, a los cuáles se añadió a la deuda total de los 97 millones de euros. Se ha pronosticado que para 2014, RTVA ingrese un presupuesto de 163 millones de euros. Además, el año pasado se clausuró Canal Sur 2 con el fin de ahorrar 20 millones de euros. La deuda de Canal Sur 1 se consolida en los 118,1 millones de euros.

ETB 1 (le televisión pública del País Vasco) presenta una deuda de 105,1 millones de euros; TV Galega (94,7 millones de euros); Aragón TV (42,4 millones de euros); TV Castilla La Mancha (42 millones de euros); TV Canarias (33 millones de euros); IB3 (Baleares, 31 millones de euros); Extremadura TV (25 millones de euros); Asturias TV (20 millones de euros) y TV Murcia (7,5 millones de euros). La región murciana cuenta, exclusivamente, con 17 contratados. Se implantó un ERE de 250 asalariados y recibió en 2012 una ayuda de 26 millones de euros por parte del Estado, quedándose muy lejos de los casi ocho millones de euros que ingresó este año. Extremadura, Canarias, Baleares, Asturias, Castilla la Mancha y Galicia son las Comunidades Autónomas que reflejan un futuro en el sector audiovisual público más próspero que el resto de las zonas españolas.