Dinero falso

Es la eterna historia de los policías y los ladrones, la picaresca siempre va por delante de lo que es la legalidad. El ser humano cumple una y otra vez aquello de que la necesidad –y la avaricia- agudizan el ingenio y desde que el dinero circula como activo de cambio, ha existido la industria de los falsificadores que mueve millones de millones de euros, dólares, yenes, coronas suecas y cualquier otra moneda por el mundo. Allí donde hay dinero hay falsificadores y es materialmente imposible calcular la cuantía total que mueve esta industria que se mueve en la oscuridad.

Existen cada vez más elementos para detectar la falsedad de los billetes, desde el clásico rotulador que marca un brillo a los billetes verdaderos y no hace efecto en los falsos hasta las máquinas que utilizan los bancos para detectar timos. Aunque parece la crisis parece que se pone del lado de los tunantes… Al menos en China. Parece que en el país de oriente hasta los cajeros automáticos dan ya dinero falso, el ahorro de costes ha hecho que los niveles de calidad desciendan tanto que las falsificaciones más trabajadas no se detectan en las entidades financieras. No es mérito de los ladrones sino demérito de los bancos.

Las fábricas de moneda intentan evitar o al menos dificultar en la medida de lo posible las copias pero nada parece imposible. ¿Que se emplea un papel especial? Los falsificadores se buscan las vueltas para hacerse con ese papel, desde robarlo hasta estudiar su compuesto químico para hacer uno similar. Falsificar a nivel profesional requiere conocimientos, dinero –del bueno- y mucha habilidad.

Es conveniente tener algunas precauciones básicas a la hora de coger un billete, aunque siempre pueden colarnos algunos falsos, si tiene en cuenta estos puntos, puede librarse de un susto. Y es que si tiene un billete falso, llévelo al Banco de España pero tenga por seguro que no le van a dar uno válido a cambio. Fíjese en la textura del papel porque es especial y más grueso de lo normal, tiene un tacto diferente. Compruebe que a contraluz ve la marca de agua de la moneda y fíjese en que tiene una especie de línea que recorre el billete en vertical. Aun así, si tiene dudas, no coja el billete que le ofrezcan porque la estafa la pagará usted mismo.

Be the first to comment on "Dinero falso"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*