Cuadros famosos

Pueden pasar desapercibidos para la gran mayoría de los ciudadanos que componen las sociedades pero, para el conocedor y profesional de este sector sabe como funciona el mercado y entiende cuánto de más o cuánto de menos puede valer un cuadro de arte. Lo que se esconde detrás de este negocio es cautivador y muy atractivo.

No solo por el mero hecho de observar la técnica de un lienzo enclaustrado en una pinacoteca que presenta en el cielo un rompimiento de gloria y termina con una oscuridad siniestra, propia del Barroco, es sinónimo de quedarse maravillado delante del grabado (que también). La explicación de esta magia no consiste, exclusivamente, en el comportamiento de esta actividad, sino por el valor intrínseco que posee.

En estos momentos tan dudosos en el que viven numerosos territorios ubicados en distintos puntos geográficos del planeta, las pinturas se han convertido en un bien de primera necesidad para aquellos individuos que tienen un poder adquisitivo alto, pudiendo comprarlos a un precio elevado. ¿Por qué son artículos de primera necesidad? Porque en situaciones como las que se están viviendo actualmente, los valores de los cuadros no se deprecian. El panorama actual que asola a todos los continentes hace que la tasación de los billetes de dinero se reduzcan.

La crisis económica global que padece un amplio grupo de países convierte, no solo al sector del arte como el más idóneo en un trance negativo, sino que el mercado del oro mantiene, también, el precio ante posibles devaluaciones en el valor de la moneda y del billete.

A lo largo de toda la historia, el negocio de la pintura ha sido un sector muy demandado y solicitado por directores y presidentes de prestigiosas y reputadas pinacotecas o museos internacionales. Pero, no solo por ellos, los integrantes de familias adineradas y famosas, también, suspiran por comprar las maravillas que un día trazaron los artistas en sus estudios. Cuando uno de ellos adquiere el artículo formará parte de su colección privada.

La revista estadounidense ‘Forbes’ publicó un informe en el que presentó cuáles han sido los cuadros más caros a lo largo de todos estos años. Los datos recogidos por el medio de comunicación fueron analizados, previamente, por la empresa Artelista. Una compañía que se dedica a desarrollar dos actividades, principalmente. Exponer las obras de más de cien mil pintores y vender este producto por Internet. Opera en más de 170 países.

La lista que confeccionó ‘Forbes’ y Artelista la lidera el pintor francés Paul Cézanne. Su cuadro, Los jugadores de cartas, fue traspasado por 183 millones de euros. Le sigue el artista malagueño, Pablo Picasso, que subastó El Sueño por un valor de 113 millones de euros. El podio lo cierra Jackson Pollock con su Number 5. El total ascendió a 102 millones de euros. El autor de la obra Woman III, Willem de Kooning, logró vender su lienzo por un poco más de cien millones de euros. La pintura más famosa del pintor alemán Gustav Klimt, Adele Bloch-Bauer, fue enajenado por 98 millones de euros.

Be the first to comment on "Cuadros famosos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*