Cotizalia: economía de El Confidencial

Cotizalia fue creciendo y llegó a un acuerdo con Impok, una compañía dedicada al análisis y gestión de las inversiones con cierto aire de red social.

cotizalia

El brazo más económico del diario digital El Confidencial. En el verano de 2007 se creó Cotizalia. Alberto Artero y José Antonio Sánchez pusieron en marcha una sociedad limitada que se encarga de las noticias financieras en el diario online. La forma de escalar puestos en la jerarquía de la empresa de Artero y la constitución de aquella sociedad, no han estado exentas de polémica.

Cotizalia fue creciendo y llegó a un acuerdo con Impok, una compañía dedicada al análisis y gestión de las inversiones con cierto aire de red social. Los usuarios que se registran crean su perfil y pueden informarse de las acciones que otros realizan: en qué empresa han invertido o cuánto dinero han dedicado a ello. Las personas registradas tienen su espacio en la sección ‘icotizados’ de Cotizalia.

La incorporación de esta herramienta y un diseño sencillo y resultón no ha servido para que la desconfianza y las críticas hayan estado y estén presentes. Los datos del Registro Civil muestran que 4.000 euros bastaron para levantar la empresa Cotizalia. Sin embargo, la dirección a la que hay que ir si quiere encontrarse con alguien de su personal es la misma que la de la editora de El Confidencial, Titania Compañía Editorial. Algo que ha llamado la atención de ciertos expertos que creen que la constitución de la compañía y la influencia que ha tenido en el resto de portales, no es nada limpia.

Cotizalia es un buen sitio como clipping de prensa para muchas empresas del sector financiero. Mediante un clipping de prensa se pueden obtener los mejores resultados en prensa de cualquier empresa o persona en concreto.

Jesús Cacho, el antiguo director de El Confidencial acusó a Artero o Mc Coy (el seudónimo con que firmaba artículos de opinión), de romper la relación que tenía con José Antonio Sánchez y de publicar que Unidad Editorial le había ofrecido un puesto cuando las relaciones que tenía con ese grupo (concretamente con Pedro J. Ramírez) no son nada buenas, teniendo en cuenta que salió de El Mundo por tener problemas con su director. Las cosas están en los tribunales.

Mientras, Cotizalia sigue su rumbo en la web, cargada de análisis gráficos y tablas que, sobre todo, en la parte inferior de la página, atraen poco la atención del lector.

Por lo demás, en Twitter, Cotizalia tiene más de 16.600 seguidores frente a los 210.000 del perfil del diario El Confidencial cuyo número de visitas ronda el medio millón diariamente. Historias de intereses y de filias con determinadas empresas y políticos que merman la confianza del ciudadano también en la prensa especializada.