Consumo privado

El consumismo se ha convertido en una práctica muy utilizada en los últimos años. Se trata de comprar y comprar aunque no sean necesarios los artículos. Aunque con la llegada de la crisis económica en 2008 las cifras de consumidores han descendido considerablemente. Los recursos son tan bajos que la sociedad solamente puede adquirir productos de primera necesidad y no puede permitirse ningún lujo. El consumo privado es el gasto que realizan las familias o los consumidores de economías domésticas en bienes y servicios.

Los bienes y servicios en los que los consumidores gastan se dividen principalmente en tres categorías. Los bienes duraderos son aquellos que una vez comprados pueden ser utilizados en numerosas ocasiones. Tienen la capacidad de ser utilizados un gran número de veces a lo largo del tiempo. Por ejemplo un coche o una televisión. Ambos productos son comprados en una ocasión y se utilizan miles de veces hasta que se rompan y dejen de servirnos.

Los bienes perecederos son aquellos que dejan de ser útiles en un período corto de tiempo. Los motivos de su condición de perecederos pueden ser diversos: por su propia naturaleza, por las condiciones de conservación o por razones de mercado. Por ejemplo los alimentos. Por lo general, la mayoría de alimentos tienen fecha de caducidad. El último grupo de productos son los servicios. Se trata de actividades intangibles, que no son materiales, pero que son necesarias para la sociedad como la sanidad o la educación.

El consumo privado viene determinado por una serie de factores condicionantes. La renta disponible por cada familia cada año es el factor que más influye en el consumo dado que en función de los ingresos familiares se podrá gastar más o menos. A más renta, mayor consumo. Aunque en los casos en los que existe una renta baja también hay una demanda de productos para poder sobrevivir. La renta permanente es otro de los factores condicionantes del consumo. Este concepto se refiere al nivel de renta que percibirá una familia una vez suprimidas las influencias temporales. Por ejemplo si surge un imprevisto como la rotura de un electrodoméstico del hogar.

La hipótesis del ciclo vital se entiende como los ahorros que va guardando una familia a lo largo del tiempo para poder consumir de manera uniforme durante toda su vida. Es muy común que una persona decida ir ahorrando a lo largo de los años para poder tener dinero cuando llegue el momento de su jubilación. Por último está el llamado efecto riqueza. Este factor se refiere a la riqueza adicional que poseen ciertas personas a causa del ahorro o de un elevado sueldo. Todos estos factores influyen considerablemente en el consumo y afectan a las cifras del mismo. El consumo es indispensable para el desarrollo de un país, por eso es necesario que cada familia tenga unos ingresos mínimos para poder consumir todo tipo de productos.

Be the first to comment on "Consumo privado"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*