Comunidad Valenciana

Al hablar de la Comunidad Valenciana, es difícil no pensar en un aeropuerto fantasma, carreras de Fórmula 1, y deudas y despilfarro con el canal autonómico.

La comunidad del este de España, es la segunda más endeudada de todo el país. Con una deuda de 29.037 millones de euros en el primer trimestre del 2013, solo es superada por Cataluña, que acumula una deuda de 50.945 millones.

Esta cantidad, supone para la Comunidad Valenciana, un aumento del 35 por ciento, respecto al mismo periodo del pasado año.

¿Por qué acumula tanta deuda? ¿En qué se han gastado tanto dinero?

Para contestar a estas preguntas, hay que remontarse al año 2007. El que fuera presidente de la Comunidad, Francisco Camps, sugirió el inicio de un nuevo proyecto: un circuito de carreras de Fórmula 1. En este momento, Camps, aseguró que tendría coste cero, que los gastos correrían a cargo de empresas privadas. Pero nada más lejos de la realidad, todo el desembolso salió de las arcas públicas. Un total de 275 millones de euros, se gastaron en la construcción de ese circuito. Una suma millonaria, con el que los valencianos, podrían haber hecho hasta 60 colegios, por ejemplo.

Con la primera carrera, en el año 2008, la Generalitat Valenciana, perdió 100 millones de euros. Según Camps, esta primera inversión, se recuperaría cuando la zona del circuito pudiera ser urbanizada, algo que nunca sucedió por la crisis inmobiliaria.

A día de hoy, la zona del circuito, continúa siendo un enorme solar, totalmente vacío.

Pero este no ha sido el único despilfarro. A ello, hay que sumarle la construcción de un aeropuerto fantasma en Castellón.

En el año 2011, Carlos Fabra, Presidente de la Diputación de Castellón, junto a Francisco Camps, inauguraban un fantástico aeropuerto al norte de la Comunidad Valenciana, en Castellón. Desde ese día, hasta hoy, no ha tenido permiso para operar, por lo que ni un solo avión ha despegado desde sus pistas. El coste total, fue de 150 millones de euros. Tras esta gestión, Carlos Fabra, se vio obligado a dimitir por la mala gestión.

Todavía queda una última deuda, que a los valencianos les costará mucho tiempo pagar. La televisión autonómica, Canal Nou, ha pasado por un largo camino de espinas. Hace un año, se llevó a cabo un Expediente de Regulación de Empleo, que dejó en la calle a mil trabajadores. Una plantilla de quizás más personas de las necesarias, muchas puestas a dedo, pero muchos profesionales que habían estado desde los inicios de la televisión. Hace unos días, el Tribunal Superior de Justicia, declaró nulo el ERE, por lo que se debían readmitir a todos los despedidos. Ante este panorama, el presidente actual de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, decidió cerrar el ente público, por falta de dinero en las arcas públicas. La deuda que tiene RTVV, es de 1.200 millones de euros.

Entre el circuito de fórmula 1, el aeropuerto fantasma, y la televisión pública, han dejado a la Comunidad Valenciana endeudada hasta las orejas. La mala gestión, y el despilfarro, han hecho que los valencianos sean los segundos en la cola de los que más dinero deben de España.

Be the first to comment on "Comunidad Valenciana"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*