Blanqueo de capitales

Igual lo conocen por blanqueo de capitales, lavado de capitales, lavado de activos u operaciones con recursos de procedencia ilícita. Es una estrategia ilegal para esconder o disimular el origen del dinero que procede, la mayoría de las veces, de actividades contrarias a las leyes o criminales. Está relacionado con prostitución, narcotráfico, tráfico de armas, terrorismo y, cada vez más, el delito fiscal (no pagar los impuestos que corresponden cuando se superan los 120.000 euros).

Según el Grupo de Acción Financiera Internacional, existen tres fases en el ciclo de lavado de dinero. La primera es la de colocación: el dinero sucio (procedente de la actividad ilegal) se va llevando al banco en pequeñas dosis y es repartido en varias cuentas; así no se levantan sospechas, pues son cantidades por debajo del límite que tienen los bancos para investigar el origen del dinero que depositan. Otra de las formas de colocación más usadas son los negocios tapadera: pertenecen a sectores en los que se maneja mucho dinero en efectivo, como los pequeños comercios o bares y restaurantes. Los dueños cuentan a la administración que tienen más beneficios de los que han obtenido realmente. Es difícil detectar el engaño porque no se controlan las pequeñas ventas en efectivo.

Después empieza la fase de estratificación, es decir, que no se relacione este dinero con su origen. Los blanqueadores hacen transferencias en cuentas en otros países y paraísos fiscales (países que favorecen que haya dinero extranjero en su sistema ofreciendo una importante rebaja o incluso la ausencia de impuestos). Y llega por fin la tercera fase, el momento de integrar todo el dinero de nuevo en la economía, limpito y blanqueado. Puede ser invirtiendo en negocios legales, comprando un coche de lujo…

En el caso de España, uno de los efectos más importantes que ha tenido en nuestra economía el lavado de dinero ha sido la inversión en el sector de la construcción: no había una demanda real tan extremadamente grande, pero a los blanqueadores les venía bien hinchar el negocio para integrarse de nuevo en la economía ‘legal’, como se ha explicado antes. Cuando estas industrias han dejado de interesarles, las han abandonado y el sector se ha desplomado. Otra de las consecuencias es que el estado ha dejado de recibir ingresos vía impuestos, con el consiguiente perjuicio para los contribuyentes honrados.

Es uno de los delitos más difícil de controlar, y nuestro país se ha convertido en uno de los grandes centros de lavado de dinero de Europa, según un informe del año pasado en Estados Unidos. Alguna de las soluciones que se proponen pasan por eliminar el secreto bancario y restar privacidad al cliente del banco para luchar contra el delito, pero han surgido numerosas voces en contra de estas ideas.

Be the first to comment on "Blanqueo de capitales"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*