Amancio Ortega

Nacido en la localidad leonesa de Busdongo de Arbas en 1936 y atado a su querida Galicia desde los años 40, a Amancio Ortega le gusta mezclarse con gente sencilla, sentarse a comer huevos con patatas en los restaurantes de siempre, pasear por el campo y echar unas horas jugando a las cartas. Son aficiones más que convenientes para un hombre que odia las corbatas pero casi impropias de un multimillonario. Porque Ortega, fundador del imperio textil Inditex (6.000 tiendas en medio mundo), es la tercera persona más rica del planeta, con una fortuna de 48.000 millones de euros.

A pesar de su discreción (huye de las cámaras, no concede entrevistas, se abstiene de hacer comentarios) y de su poca afición a las excentricidades, el empresario tiene maneras de miembro de la jet: reside en un dúplex en una zona top de A Coruña y se escapa siempre que puede al pazo barroco que posee en la parroquia de San Juan de Anceis, pocos kilómetros al sur de la ciudad. Además, tiene una casa en Sanxenxo y un apartamento en Marbella, un yate de seis millones de euros (el Valoria), una jugosa colección de arte (incluidas obras de Joaquín Sorolla), un avión privado en el Aeropuerto de Santiago (un Bombardier Global Express que utiliza para hacer viajes de trabajo) y el Centro Hípico de Casas Novas, en Arteixo, donde mima a su colección de purasangres.

En los últimos años Ortega, prudentemente alejado de la bolsa desde el estallido de la crisis financiera de 2008 (tenía el cinco por ciento de los títulos del Banco Pastor, que fue absorbido por el Popular en 2011, del que asimismo es accionista), se ha mostrado muy activo en el mercado inmobiliario. Aprovechando la estrepitosa caída del precio del suelo en España, ha hecho notables desembolsos en Madrid y Barcelona: es propietario de la emblemática Torre Picasso (se la compró en 2011 a Fomento de Construcciones y Contratas por 400 millones de euros) y de varios edificios de oficinas en las zonas más cotizadas de la capital de España; con respecto a la Ciudad Condal, posee importantes inmuebles en el paseo de gracia y en la plaza de Catalunya, como los que albergan la tienda Apple y la sede del BBVA. En total, el leonés tiene 3.000 millones de euros en el ladrillo. Y no solo en España; también ha desembarcado en Nueva York, Chicago, San Francisco, Londres, Roma, Berlín o Lisboa.

El brazo inversor de Amancio Ortega es la sociedad Pontagadea, en cuyas manos está el 60 por ciento de Inditex y encargada de gestionar el patrimonio del multimillonario, que ha sabido exprimir con excelentes resultados la fórmula de comprar inmuebles y alquilárselos a sus antiguos dueños (es el caso de varios hoteles de la empresa NH).

Desde su posición como poderoso hombre de negocios (eso sí, jubilado ya de su responsabilidad en Inditex), el de Busdongo de Arbas mantiene un firme compromiso con la sociedad. Por medio de su propia fundación ha financiado a organizaciones humanitarias (donó 20 millones de euros a Cáritas en 2012 y colabora con Proyecto Hombre) y ha pagado becas para jóvenes estudiantes en el extranjero.

Be the first to comment on "Amancio Ortega"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*